24/10/14

QUE VARIEDAD DE PASTO CULTIVAR?


A la hora de sembrar, a muchos productores le llega la interrogante de cual pasto seleccionar. Y la verdad que no es tan fácil para los productores tomar la decisión correcta, debido a que es limitada la formación de los ganaderos  en esta materia.

La toma de decisión puede estar basada en: 1) Lo que le recomienda el vendedor de la tienda de insumos agro-veterinarios. 2) Lo que le recomendó un amigo.  3) La apreciación del productor, en base a lo que vio en algún lugar, o a lo que le parece de ese pasto, pero sin tener una idea clara de la realidad.

Pero lo cierto es que la toma de decisión de seleccionar el pasto a cultivar debe estar basada en criterios más técnicos y objetivos. Va a depender de muchos factores: a) Tipo de suelo,  b) Régimen de lluvia,  c) pendiente del terreno,  d) Clima,  e)  Tipo de ganado,  f) Tipo de explotación,  etc.

El mejor pasto es aquel que mejor se adapta a nuestro terreno, no es el que tiene más proteína, el que más le gusta al productor, ni el más bonito. En tal sentido, lo primero que debemos de hacer es realizar un estudio de suelo, que consiste en tomar una muestra representativa del terreno y enviarla a un laboratorio competente (en el caso de la Republica Dominicana, la Junta Agro-empresarial dominicana (JAD), ISA, FERQUIDO, FERSAN, etc), y determinar cuáles son los pastos que más potencialidad tienen, de acuerdo a los resultados obtenidos.

Luego debemos tomar en cuenta la pendiente del terreno, la cantidad de lluvia al año y su distribución, la especie animal que tendremos, si es para vacunos el tipo de explotación (leche, carne, doble propósito, etc). Hay pastos que resisten la sequía más que otros, que se adaptan mejor a la baja fertilidad del suelo,  a la sombra, a la época fresca del año, a la época de menor radiación solar, etc.

En zonas de pendiente fuerte es conveniente fomentar  pastos rastreros (estrella africana, pangola, transvala, si la fertilidad natural del suelo es buena, Brachiaria decumbens (san ramón), humidicola, etc. si la fertilidad es baja como ocurre en la mayoría de los suelos con mucha pendiente). Pero no todas estas variedades se adaptaran a los suelos que tenemos en una región y aun en la misma finca, de ahí la importancia del estudio de suelo.

Los suelos tropicales casi siempre son deficientes en fosforo, y muchas veces contienen alta dosis de aluminio, que son una limitante para el desarrollo y crecimiento de los pastos. Las braquiarias responden mejor a este tipo de suelo que otras variedades comerciales como las guineas (Panicum maximun).

Al ganado caballar no les gustan las brachiarias, prefieren las guineas (Mombasa, Tanzania, Aruana, etc), pangola, estrella hematria, transvala, etc. Por lo que es importante saber qué tipo de animales pastaran en los futuros potreros.

Una técnica que recomiendo es hacer una mezcla de semillas de las variedades con potencial de adaptación a nuestro terreno, de tal manera permanecerán a lo largo del tiempo las variedades que verdaderamente se adapten al suelo y al clima imperante. Dentro del mismo potrero puede haber diferencias significativas en cuanto a calidad de suelo, profundidad de la capa vegetal y pendiente. A lo largo del año se presentan variaciones climáticas que favorecen el desarrollo de un pasto  que otro, por ejemplo, cuando sembramos varios tipos de yerba notamos que en los meses de menor luminosidad hay pastos que crecen mejor que los otros, en la época de seca habrá otro pasto que se desarrolla mejor que los otros, de ahí la importancia de mezclar diferentes pastos con potencial de adaptación a nuestro terreno, de acuerdo al análisis de suelo o la experiencia de la zona

En esta finca se observa una braquiaria (Sinaí) en buen estado en la parte de mejor fertilidad, en la loma solo hay pajones. En esa loma prosperaría bien la humidicola, porque es una zona de alta pluviometría.

Cuando cultivamos un pasto inadecuado, a la corta o a la larga nos damos cuenta que hemos hecho un mal negocio, el pasto comienza a desaparecer, no produce los volúmenes esperados, los potreros se llenan de maleza, etc.

Finalmente, el objetivo de la siembra es tener un pasto que persista en el tiempo, para lograrlo se requiere  buen manejo y prevención del sobrepastoreo en la época seca. Para lograrlo hay que tener reservas, caña de azúcar o silo en pie, que es la manera más económica de disponer de comida para la época seca. O con los métodos tradicionales de conservación de forraje en forma de heno (hierba secada al sol y empacada) o ensilaje, conservación de forraje fresco en medio anaeróbico (ambiente en que se ha expulsado el aire por apisonamiento o haciendo el vacio cuando se ensila en bolsas plásticas).

La caña de azúcar tiene muy poca proteína, esta deficiencia se puede compensar con bancos de proteínas de Titonia, Leucaena, Guásuma, morera, moringa, piñón cubano o cualquier otra especie arbórea o arbustiva que prefiera el productor o con bancos de especies herbáceas como el kudzu, maní perenne, Estilosantes campo grande o similares.

Banco de proteína de Titonia en Cotui.

Ing. Miguel Ceballos Pouerie

Septiembre 2014

3 comentarios:

  1. Saludos Ing. despues de leer su interezante articulo, queria saber si existe una definicion por zona de la isla del mejor tipo de pasto para sembrar ? actualmente estoy en la zona de el posito guayubin y estoy contemplando esta zona para criar ganado de leche o doble proposito. Gracias

    ResponderEliminar
  2. buenos dias Ing. se puede aprovechar el pasto san ramon en silo y de ser posible como seria mas recomendable: picado o entero. Gracias anticipadas

    ResponderEliminar
  3. Dios les bendiga, muy buen articulo, muy edificante.....

    ResponderEliminar