10/8/14

GANADO CRIOLLO DOMINICANO.

Un poco de Historia.

El Ganado Criollo Dominicano tiene una larga historia, los primeros ejemplares llegaron a la isla La Española en el segundo viaje de Cristóbal Colon al nuevo mundo, en el año 1493, o sea, hace ya más de 520 años.






Desde nuestra isla (hoy República Dominicana y Haití), se expandió el ganado traído por los conquistadores hacia las demás islas del caribe (Jamaica, Puerto Rico y Cuba) y a territorio continental, entrando por el puerto de Santa Marta (Colombia). O sea, desde lo que es hoy República Dominicana y Haití, fue que se distribuyó el ganado (bovino, equino y porcino) que dio origen a la ganadería en toda américa.

Fueron introducidas varias razas de ganado bovino europeo, y por adaptación y posteriores cruces, se formaron diferentes grupos raciales con características distintas, de acuerdo a su capacidad de adaptación a los variados pisos térmicos existentes en américa. Por eso en américa existe más de una decena de razas criollas, unas adaptadas al clima cálido, otras a clima intermedio y otras al clima templado.


Nuestro ganado Criollo Dominicano.

En su larga historia, el ganado criollo dominicano ha pasado por diferentes etapas. Desde su introducción en el año 1493, fue la raza predominante hasta la primera mitad del siglo XX, luego con la introducción de las razas cebuinas se comenzaron a realizar cruzamiento entre ellas (criollo + cebú), dando origen a animales de gran desarrollo y adaptación.

La belleza y funcionalidad de estos animales confundieron a los criadores, entendían que  la fortaleza de estos animales (hijos de criollo y cebú) se debía exclusivamente al aporte las razas de origen cebú, cuando en realidad se debía al vigor híbrido que se genera por el cruzamiento de dos razas genéricamente diferentes.

En lo adelante se siguieron los cruzamientos con animales cebuinos hasta prácticamente hacer desaparecer la raza criolla dominicana. Ya los ganaderos no se veían tan animados como al principio, debido a que el vigor híbrido fue desapareciendo paulatinamente.

Posteriormente se introdujeron al país otras razas europeas de vocación lechera, que son más productivas, pero muy poco adaptadas al clima cálido y húmedo, que caracteriza la mayor parte de nuestra isla, por tal razón estas vacas nunca produjeron los volúmenes de leche que producían en sus países de origen. Esto trajo como consecuencia la quiebra de muchos productores de leche en todo el país.

En la segunda mitad del siglo XX, ya los animales mestizos en la República Dominicana eran producto del cruzamiento entre ganado cebú con razas lecheras europeas (Holstein, Jersey, Pardo Suizo, etc), dejando en el olvido colectivo al ganado criollo, después de su total predominio por más de 400 años.


Rescate del ganado criollo dominicano.

Al inicio de la segunda mitad del siglo XX se inicia un movimiento en toda américa tropical para el rescate del ganado criollo, donde Colombia toma la mejor partida. También en Nicaragua había un criador de ganado lechero criollo, llamado Joaquín Reina, que jugó un papel estelar en la reorganización del ganado criollo lechero latinoamericano, por la excelente calidad de sus vacas.

Con el auspicio de la FAO y la ayuda directa del genetista mexicano Jorge de Alba, en el CIMPA  (Santiago de los Caballeros), se inicia en la República Dominicana la recolección de ganado criollo en el año 1976, basado en características fenotípicas. Participo en esta selección, junto al Dr. De Alba, el amigo Emilio Olivo Ponce De León, quien posteriormente fue designado Director General de Ganadería.

Al ganado recolectado se le realizo pruebas genéticas para verificar el grado de pureza, descalificando aquellos que no reunían los méritos necesarios para considerarse criollo.

Nuestro ganado criollo es de vocación lechera, al igual que el centroamericano, el de Venezuela, México y Colombia, lo que ha permitido intercambiar material genético entre estos países, siempre y cuando estén libre de enfermedades contagiosas como la fiebre aftosa. Recientemente se llevó semen de nuestro ganado lechero dominicano hacia México.

Actualmente en el CIMPA hay una población de ganado criollo de aproximadamente 110 cabezas, y otra cantidad no determinada en el IDIAF. Este ganado está siendo sometido a selección para encontrar los individuos con mejores características lecheras, en cuanto a volumen, contenido de grasa y sólidos, hábitos de ordeno de la vaca, capacidad reproductiva, etc.


Importancia de preservar y fomentar el ganado criollo lechero dominicano.

Es un ganado genéticamente Bos Taurus, pero ninguna otra raza bovina esta tan bien adaptada a nuestro clima como el ganado criollo, de ahí su importancia para ser usada en programas de cruzamiento con otras razas más productivas, sobre todo, con razas lecheras europeas.

Mediante selección, se han encontrado ejemplares de vacas criollas que producen leche con contenido de sólidos que superan a las razas lecheras europeas, por lo que es una herramienta de mucha utilidad para obtener vacas mestizas de alta calidad adaptadas a nuestro clima, mediante cruzamiento. Incluso, este ganado criollo lechero dominicano puede dar origen a una nueva raza, mediante la hibridación con alguna raza europea, que pudiera ser con Holstein, Jersey, Pardo Suizo, Ayrshare, etc.

El marketing nos está llevando a creer todo lo que se dice en cuanto a las razas lecheras que más nos convienen, y muchos ganaderos se están dejando llevar de la moda. Vemos como se subastan ejemplares de razas lecheras de moda (que no quiero mencionar) por miles de dólares americanos como si se le hubiera perdido el respeto al dinero, solo por el efecto de la publicidad y el desconocimiento de los ganaderos. Pero la verdad es que mucho de lo que se dice sobre esas vacas prodigiosas es solo un sueño, o una fantasía, alimentada por la publicidad engañosa, o por la ignorancia de muchos ganaderos.

La verdadera vaca lechera que necesitamos debe ser una solución dominicana, formada 100% con genes europeos, entre razas adaptadas y razas lecheras europeas. Ejemplo: 1) Criollo lechero + Jersey.  2) Senepol + Jersey.  3) Romana rojo + Holstein.  4) Senepol + Holstein.  5) Criollo + Ayrshire.  6) Romana Rojo + Pardo Suizo, etc.

Es importante que genéticamente nuestra vaca lechera sea 100% europea, esto garantiza periodos de lactancia más largos y uniformes, lo que es muy difícil de lograr con el mestizaje de alguna raza cebuina, como Gyr, Brahman, Guzera, etc.

Menciono la raza Romana Rojo (que genéticamente es parcialmente cebuino) como posible alternativa para cruzamiento con ganado lechero especializado, por su alta resistencia a nuestro medio ambiente, a alimentarse con cualquier cosa, su alta fertilidad y su influencia del ganado criollo dominicano. Además en nuestro país hay buena experiencia con el mestizaje de esta raza con ganado lechero europeo.

Los ganaderos debemos apoyar los esfuerzos que están haciendo el CIMPA y el IDIAF para el rescate, fomento e investigación de todas las posibilidades que tiene nuestro ganado criollo dominicano, que constituye la esperanza de que los dominicanos tengamos una verdadera vaca lechera que responda a nuestras necesidades productivas y reproductivas, que sea capaz de alimentarse con los recursos forrajeros que tenemos y podemos sustentar a lo largo del tiempo.

A continuación, fotos tomadas al ganado criollo lechero dominicano del CIMPA, en visita realizada en julio 2014.


Por:
Miguel Ceballos Pouerie.

Ganadero.


FOTOS GANADO LECHERO CRIOLLO DEL CIMPA (SANTIAGO, REP. DOMINICANA)

































3 comentarios:

  1. Está bonito ese ganado; espero que se mantenga así.

    ResponderEliminar
  2. Hola yo soy estudiante de medicina veterinaria de la UASD, estoy en una investigación de esta raza de ganado bovino (criollo lechero). Quiero ponerme en contacto con los ganaderos de dicha raza.

    ResponderEliminar