domingo, 2 de septiembre de 2012

POBLACION MUNDIAL, GANADERIA Y MEDIOAMBIENTE.



POBLACION MUNDIAL, GANADERIA Y MEDIOAMBIENTE.

La población mundial está creciendo a un  ritmo acelerado, en Octubre del 2011 llegamos a los 7 mil millones de habitantes sobre la tierra, según estimaciones de la ONU para el 2050  habrá 9,300 millones de personas y para el 2100 alcanzaría la cifra de 10,000 millones.



Pero el crecimiento acelerado de la población mundial es un fenómeno reciente. Cuando Cristo fue crucificado la población estimada era de 300 millones, en el año 1600, en los tiempos de la colonización de América por los españoles, la población era  de 600 millones de habitantes, o sea, fue necesario 1600 anos para duplicar la población mundial. En el año 1927 ya habían 2 mil millones de personas y en el 1959 alcanzo 3 mil millones, fue a partir de este momento que la población mundial dio el gran salto al duplicar su cantidad en solo 40 anos, o sea, en 1999 ya éramos 6 mil millones y en los siguientes 12 años (2011) la población mundial aumento en mil millones, para completar la increíble cantidad de 7 mil millones de seres humanos.
Este impresionante aumento poblacional se ha logrado  a partir de la revolución industrial, que permitió el desarrollo de maquinarias agrícolas (tractores, sembradoras, cosechadoras de granos, etc), el auge del petróleo y los fertilizantes químicos  que permitieron multiplicar la producción de alimentos (pero que no puede ser sostenible por mucho mas tiempo), además del descubrimiento y desarrollo de medicamentos como la penicilina, que han permitido que mueran menos niños y que los adultos vivan mas años.

Mientras esta explosión demográfica se presenta, la superficie de la tierra no ha aumentado, al contrario, ha disminuido como consecuencia del aumento del nivel del agua en los océanos, además de que mucha de la superficie terrestre se ha degradado producto de la actividad humana como la deforestación, mal uso en actividades agrícolas, ganaderas y mineras, etc…

Hasta este momento, bien o mal, nos hemos podido acomodar sobre la tierra, pero hasta que punto nuestro planeta podrá seguir albergando una población mundial cada día  creciente? Esto va a depender de la habilidad que logremos para hacer la agricultura y la ganadería mas y mas eficientes y sostenibles, ya que constituyen la base de la alimentación mundial.

Los propietarios de terreno tenemos una gran responsabilidad social, sobre nosotros cae la responsabilidad de alimentar al mundo, no nos podemos dar el lujo de hacer lo que se nos venga en gana sin pensar en las futuras generaciones, debemos tomar acciones hoy, no podemos esperar para mañana.
El aumento poblacional ha estado muy influenciado por el auge del petróleo, que permitió el movimiento de maquinarias, la conservación de alimentos perecederos por medio de la refrigeración en una parte importante de los hogares del mundo y, el uso masificado de los fertilizantes químicos e insecticidas, que se nos vendió como la solución definitiva y permanente para aumentar la productividad de alimentos.

CUAL ES EL PROBLEMA?

Hoy es bien sabido que la aplicación de fertilizantes químicos ( que inicio en Alemania a mediado del siglo XIX) produce un envenenamiento de la tierra y para seguir produciendo tenemos que seguir aplicándolo, agravando cada día la situación del terreno, debido a los residuos de componentes químicos. Todavía  en las principales escuelas de agronomía de nuestras universidades se sigue difundiendo la idea que para producir en el campo necesitamos seguir utilizando los abonos químicos, olvidando que la verdadera fertilidad viene de la actividad de los microorganismos que habitan en el suelo y que se ven afectados precisamente por el uso de los fertilizantes químicos.



Abono Quimico.
  No es que estemos en contra de los fertilizantes, pero si estamos en desacuerdo con la forma en que nos han dicho que debemos utilizarlos. En los cultivos bajo ambiente controlado es una muy buena idea la utilización de este tipo de nutrientes, ya que nos permite plantar y producir sin suelo, es decir, utilizando algún sustrato que lo sustituye, donde todos los nutrientes que necesita el cultivo proviene de la fertilización química.

Los suelos más fértiles están debajo de los montes, debido a que las hojas de los arboles se pudren y se convierten en humus, que a su vez proveen minerales y conservan la humedad. y se crea un ambiente optimo para los microorganismos que habitan el suelo. Son estos microorganismos los que crean la fertilidad en el suelo.

Ya llego el momento de regresar a lo básico, las reservas mundiales de petróleo se están agotando al tiempo que la velocidad de explotación va en crecimiento, lo que significa que en unas cuantas décadas las reservas de petroleras estarán al mínimo y su precio por las nubes. En el caso de la ganadería, tenemos que evolucionar a los sistemas silvopastoriles, o sea, la combinación de pasto, leguminosas y arboles. De esta manera estaremos construyendo un sistema sostenible en el tiempo, ayudamos a la regeneración natural del terreno a la vez que producimos biomasa para abastecimiento de energía en sustitución del petróleo. Para que la agricultura sea sostenible, limpia y sana, debemos practicar la agricultura orgánica, o sea, con fertilización orgánica (compost, estiércol, etc), sin el uso de fertilización química.

Los que han vivido por mucho tiempo en el campo han podido ver que cuando se tala un monte la tierra es más fértil, los productos cultivados son abundantes y de mejor calidad, después de varios anos la producción disminuye y es de menor calidad, esto se debe a que los microorganismos del terreno disminuyen y se va acabando la vida del terreno. Los agrónomos nos dicen que tenemos que fertilizar con formulas químicas (N,P,K), lo hacemos y vemos como el cultivo resplandece de nuevo, pero realmente que está pasando? El cultivo absorbe parte de estos nutrientes y reacciona de inmediato, pero el terreno va acumulando los residuos tóxicos de fertilizantes químicos y se va enfermando, acelerando la muerte de los microorganismos que crean la verdadera fertilidad, el suelo se vuelve más acido, provocando un desequilibrio químico creciente.

La única y verdadera manera de revertir y conservar la fertilidad del terreno en nuestras explotaciones ganaderas y agrícolas es regresando a la producción orgánica autosustentable con el tiempo.


Terreno degradado por malas practicas
Todos los seres humanos tenemos alguna cuota de responsabilidad con el deterioro del medio ambiente, desde un simple ciudadano, un agricultor, un ganadero, hasta un industrial. A los ganaderos se nos ha acusado de ser deforestadores, aunque la verdad es que la mayor parte de los terrenos dedicados a la ganadería primero han sido deforestados por los agricultores y luego que dejan de ser productivos para la agricultura son sembrados de pasto (que no necesitan de terrenos con tanta fertilidad) y explotados como predios ganaderos por los que se dedican a esta actividad. Pero con malas prácticas ganaderas la fertilidad del terreno se sigue deteriorando hasta llegar a tal punto que no es viable su utilización en la producción de pasto.

QUE SE PUEDE HACER PARA REVERTIR LA PROBLEMÁTICA?

Hay una solución, que está ganando muchos adeptos en los últimos anos, que consiste en la conversión de estos sistemas, ya degradados o no, en  Silvopastoriles, o sea, la actividad ganadera en potreros que combinan pastos, arbustos leguminosos o no y arboles fijadores de nitrógeno, o maderables. Con esto se logra que regrese la vida y la salud del suelo ya enfermo, el pasto va aumentando su calidad, permanece la humedad en el suelo y los microorganismos presentes van aumentando y degradando la materia orgánica producto de las hojas de los arboles que van cayendo. Los animales criados en este ambiente están mejor alimentados, gozan de buena salud, mejora su producción de leche y carne, además se incrementa la fertilidad, lo que se traduce en más dinero para el bolsillo del ganadero sin deteriorar el medioambiente.

Sistema Silvopastoril
Otra practica ganadera que ayuda a incrementar la cantidad de microorganismos que producen fertilidad en el suelo consiste en disminuir el uso de ivermectinas en la desparasitación de los animales, cuando sea necesario hacerlo es mas conveniente el uso de desparasitantes lechosos como el Panacur.

En una próxima entrega hablaremos de cómo lograr un sistema silvopastoril, tipo de pastos y arboles que mas convienen.



Escrito por:
Miguel Ceballos Pouerie.
miguelceballosp@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada